El comienzo del Zoológico

RESEÑA HISTÓRICA DEL ZOOLÓGICO DE BARRANQUILLA


ZoológicoEl Zoológico de la ciudad de Barranquilla tuvo un discreto inicio en la década de los años treinta, cuando Don Tomás Suri Salcedo regaló a la Sociedad de Mejoras Públicas un amplio lote de su propiedad, colindante con el barrio "El Prado", diagonal al Estadio Municipal. Allí, la entidad instaló un pequeño parque-vivero, el cual inició su colección con unas palomas domésticas que Don Roberto Puyana, presidente de la Sociedad de Mejoras Públicas, trajo de su casa.

En agosto de 1952, este parque-vivero fue trasladado a otro sector de la ciudad por cuestiones de ampliación urbanística.  El nuevo parque, ubicado en la Calle 77 con Carrera 58 (hoy Carrera 68), barrio La Concepción, contaba con un lote de varias hectáreas de terreno fértil y plano y fue nombrado en honor a uno de sus más entusiastas gestores, Roberto Puyana, quien siempre quiso que Barranquilla, su ciudad adoptiva, fuera "la ciudad de los parques".


ZoológicoEl Parque-vivero "Roberto Puyana" fue inaugurado oficialmente en febrero de 1953. Su inspirador y padre tenía en mente tres posibles finalidades para este sitio: un jardín botánico, un zoológico y un parque de recreación donde pudiese ir toda la familia y curarse los sentidos con el maravilloso espectáculo que nos ofrecía la naturaleza.

En febrero de 1956, ya el Zoológico era una realidad. Allí se podían encontrar plantas de todas partes del mundo, sembradas con el fin de proveer de arbustos a todos los parques de la ciudad, así como a las familias que deseasen embellecer los frentes de su residencias. Además, contaba con una variedad de animales como venados, conejos, zaínos, ñeques, guartinajas, puercoespines, zorros, peces, morrocoyos, tortugas, turpiales, loros, guacamayas, guacharacas, pericos, gallinetas y muchos más (62 en total), los cuales eran en su mayoría individuos donados por familias de la ciudad, quienes los tenían como mascotas en sus casas.

Por determinación de la Sociedad de Mejoras Públicas, su gerente, Ricardo Tinoco, continuó con el interés de ampliar el parque-zoológico y le dio a éste un impulso que le hizo merecedor del título de Fundador del Parque Jardín Zoológico de Barranquilla.


ZoológicoDurante su dirección, Tinoco abrió para el público el Museo de Historia Natural, que nombró “Armando Dugand Gneco” en honor al sabio botánico y naturista barranquillero.

En los años comprendidos entre 1968 y 1975 se registra el mayor número de animales exóticos en la colección del Zoológico, los cuales fueron intercambiados por especies nativas con los Zoológicos de Zurich, Lisboa, Barcelona y Miami, entre otros.

En la década de los 80, las Empresas Públicas Municipales que hasta entonces habían manejado el Zoológico, entran en crisis debido a sus dificultades administrativas y financieras. En aquel entonces, el Inderena (Instituto Nacional de Recursos Naturales) examinó el estado del Zoológico y llegó a la determinación de que éste debía cerrarse, ya que no se encontraba en condiciones para seguir funcionando.
 

Fue entonces cuando la administración municipal de Barranquilla, para evitar que esto sucediera, suscribió un contrato de administración con la Fundación para el Desarrollo Integral del Caribe Colombiano en 1993, el cual fue posteriormente cedido a la Fundación Botánica y Zoológica de Barranquilla.