Mejorar el bienestar de los animales es posible

Por Oscar Medina Barrios

Coordinador de Cuidado Animal

Fundación Botánica y Zoológica de Barranquilla

o.medina@zoobaq.org

 

dsc09802De vez en cuando todos necesitamos salir de la rutina para motivarnos y lograr que cada día sea un poco más entretenido que el anterior, esto también aplica para los animales; con ellos, por medio de nuevos olores, estructuras y objetos en los distintos hábitats, estimulamos conductas propias de todas las especies, a través de un proceso conocido como enriquecimiento ambiental.

Esta actividad es fundamental en animales bajo cuidado humano ya que los motiva a que continúen desarrollando frecuentemente sus aptitudes naturales. Por ejemplo, los félidos pueden encontrar su comida colgada en altas ramas, haciendo que trepen para obtenerla; los primates, por su parte, estimulan su curiosidad buscando frutas y cacahuates entre pilas de pasto seco o heno; mientras que la osa descubre trozos de fruta en grandes cubos de hielo que debe romper con sus fuertes garras; o los papiones se refrescan con helados gigantes en temporadas de calor.

Todo esto hace parte de un programa orientado aincrementar el bienestar animal, que no es más que la capacidad que tienen las especies para hacer frente a las condiciones ambientales en las que viven, con el fin de lograr altos estándares en su calidad de vida.

¿Cómo saber si hay bienestar? 

dsc06358

Si el animal se ve y está sano, cómodo, bien alimentado, seguro y es capaz de expresar sus comportamientos naturales, podemos hablar de bienestar animal. Para conseguirlo se requiere de la prevención de enfermedades y el tratamiento de éstas por medio del equipo veterinario, de refugios apropiados y un manejo biológico, nutricional y humano pertinente.

Es decir, el bienestar animal refleja el estado de cada uno en todos sus aspectos posibles: físico, fisiológico, psicológico y del ambiente que lo rodea; siendo el enriquecimiento ambiental una de las formas de hacer posible esta condición.

Particularmente, en el Zoológico de Barranquilla implementamos cinco tipos de enriquecimiento, que pueden ser efectuados de manera individual o conjunta; estos son: enriquecimiento social, cognitivo, físico, sensorial y alimenticio.

dsc00679El primero de ellos se refiere a las actividades que se realizan con varios animales de la misma o distintas especies en las que no existe agresión, por ejemplo, las interacciones que ocurren dentro de un grupo de tortugas, flamencos y patos silvestres en sus áreas de alimentación.

El enriquecimiento cognitivo promueve la estimulación mental por medio de actividades tipo rompecabezas, alimentos poco frecuentes, objetos y/u olores poco comunes o sesiones de entrenamiento, por ejemplo, cacahuates dentro de hielo o prácticas en las que se condiciona o enseña al elefante a alzar una de sus patas para control médico veterinario.

El enriquecimiento físico, como cambiar o remover tierra, hacer refugios llamativos o modificar las condiciones ambientales, comprende éstas y otras actividades que se cambian y alternan con cierta frecuencia para evitar la habituación; el sensorial promueve comportamientos en los que se deban usar los sentidos, por ejemplo, el uso de aromas alusivos a una presa (orina, heces, pelo) dentro del recinto de un animal predador y viceversa.

Finalmente, el enriquecimiento alimenticio es el más utilizado debido a la positiva respuesta de las especies. En estas actividades, se pueden combinar tanto la presentación como los diferentes alimentos que se ofrecen, por ejemplo, trozos de fruta dentro de gelatina sin sabor.

Realizados de forma independiente o combinada, todos estos tipos de enriquecimiento ambiental pueden ser entendidos como componentes importantes del bienestar animal, al brindar a las especies que habitan en el Zoo momentos óptimos para el estímulo y desarrollo de sus habilidades naturales.

La próxima vez que nos visites, no olvides estar atento a los avisos que anuncian la siguiente jornada de Descubre tu Zoo, ¡así podrás ser testigo de uno de los momentos favoritos de los animales!

¿A los animales les da cáncer?

Por Henrique Guimarães Riva
Jefe del Departamento de Veterinaria
Fundación Botánica y Zoológica de Barranquilla
h.guimaraes@zoobaq.org

Sólo en 2012, 8.2 millones de muertes de personas en el mundo fueron atribuidas al cáncer [1], cifra cercana a  la población de Bogotá [2]; esto, además de evidenciar el alto impacto de la enfermedad en el número de muertes mundiales, siendo una de sus principales causas, también, expone su alarmante incremento en la cantidad de personas afectadas, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS). De hecho, los datos lo confirman, ya que entre 2000 y 2008 el aumento fue de 1,2 millones de muertes [3], siendo éste un número similar a la población total de Barranquilla [4].

¿Es el cáncer un problema exclusivo de las personas?

Las investigaciones y la rutina veterinaria muestran lo contrario. Incluso, en algunas especies, esta enfermedad ocasiona muertes en tasas tan o más altas que en los humanos, lo que la convierte en una gran amenaza para los animales.

Tortuga marina con fibropapilomatosis. Se pueden observar nódulos incluso cerca del ojo.

Tortuga marina con fibropapilomatosis. Se pueden observar nódulos incluso cerca del ojo.

Un gran ejemplo son las tortugas marinas y la fibropapilomatosis, un tipo de cáncer que provoca nódulos en varias partes de la piel del animal. Estos tumores pueden llegar a ser tan grandes que obstruyen la visión, impiden que coman o dificultan que naden para escapar de depredadores.

El número de nódulos en estos animales es tan alto, que puede llegar a 70. ¿Imaginas la vida con cerca de 70 tumores en la piel?

La especie más afectada es la tortuga verde (Chelonia mydas). En Florida (Estados Unidos), de 1980 a 2005, el 22% de la especie presentó esta clase de cáncer, en otras palabras, para ellas esta enfermedad es tan común como lo son las enfermedades cardiovasculares en los humanos.

La buena noticia es que 9 de cada 10 animales bajo cuidados humanos mejora después de la cirugía en la que los tumores son retirados.

¿Qué causa el cáncer?

Así como en los humanos, varias investigaciones han asociado muchos tipos de cánceres en animales a químicos tóxicos u otras sustancias carcinogénicas [5]. Estas sustancias son factores externos en combinación con factores genéticos heredados que causan el cáncer [6].

Dichas sustancias pueden provenir de la polución de las industrias, pesticidas manejados en las fincas, productos químicos domésticos, cosméticos, drogas, mala alimentación y muchos otros. Estos químicos, además de perjudicar nuestra salud, pueden terminar en el desagüe, contaminando ríos y océanos.

Para entender mejor la causa del cáncer es necesario hablar del ADN, una especie de receta genética que determina, por ejemplo, si el color de tu cabello será negro o rubio. Este código es muy extenso, tanto que una sola célula contiene 3.200 millones de letras en información genética, las suficientes para escribir la biblia casi mil veces. Cada vez que una célula se multiplica, esta información es copiada, y al ser tan larga es posible que se presenten errores que, a su vez, pueden ser el origen de muchos problemas en el cuerpo (humano o animal), entre ellos, el cáncer.

El cuerpo tiene mecanismos de defensa para impedir que estos errores generen complicaciones, sin embargo, la mayoría de las sustancias carcinogénicas actúa de forma tóxica a las células con las que tiene contacto, provocando graves alteraciones en el ADN y debilidad en el sistema inmune, encargado de defender el cuerpo de amenazas.

Es lo que pasa por ejemplo con el cigarrillo: el ataque constante de las sustancias químicas en su composición a las células de la boca, pulmones o esófago, causa que el ADN de determinadas células se modifique, aumentando el número de errores en esta receta genética. Estas modificaciones debilitan las células y el sistema inmune, lo que hace que el organismo no pueda defenderse cuando surgen células que se multiplican sin control, permitiendo la formación del cáncer.

Un ejemplo en animales es el caso de las ballenas belugas (Delphinapterus leucas) del Río San Lorenzo [7]; en quince años de estudios, el 18% de sus  muertes fue atribuido a diferentes tipos de cáncer. La hipótesis de los científicos es que la enfermedad fue generada por las altas tasas de productos químicos que se encuentran en el Río, tantos que las autoridades ambientales de Nueva York recomiendan a los pescadores no consumir diversas especies de pescado que allí se dan.

¡La buena noticia es que puedes ayudar! Desarrollar una visión más sostenible del ambiente, consumir cada vez más productos orgánicos y ser más conscientes de nuestro paso por el planeta puede disminuir el impacto en las especies que componen los ecosistemas.

¿Y qué pasa en los zoológicos?

Al contar con una alimentación balanceada, cuidados médicos y no estar rodeados de depredadores, las especies que habitan en zoológicos tienen altas expectativas de vida, en comparación con las que se encuentran en vida silvestre. Por ejemplo, los jaguares tienen un promedio de vida de 12 años en su hábitat natural y 20 bajo cuidados humanos.

DSC_8093

Puntualmente, en 1994, el Zoológico de Barranquilla recibió un jaguar macho [8] con aproximadamente dos años. Por dos décadas, fue un embajador para la conservación de la naturaleza e inspiró la educación ambiental en nuestro Zoo. Incluso, en  las Zoo Elecciones de 2006, fue elegido por los niños como Presidente de este centro de conservación.

No obstante, en los últimos años, debido a su avanzada edad, desarrolló problemas en varias partes del cuerpo y, finalmente, un linfoma con metástasis en hígado que ocasionó su muerte. El linfoma es un cáncer, también presente en humanos, que afecta las células involucradas en la defensa del cuerpo contra las enfermedades que puedan atacarlo (sistema linfático).

En conclusión, tanto humanos como animales son susceptibles al cáncer, tanto los que están bajo cuidado humano como los que se encuentran en vida silvestre. Nuestra huella ecológica tiene todo que ver con eso cuando pensamos en la contaminación de los ríos, mares, tierra y aire como consecuencia de la creación y uso de nuevas tecnologías y productos.

¿Quieres saber más? Visita:
–   www.livescience.com/9680-cancer-kills-wild-animals.html
www.the-scientist.com/?articles.view/articleNo/13037/title/Is-Pollution-Causing-Cancer-in-Beluga-Whales-/
–   www.who.int/mediacentre/news/releases/2003/pr27/en/

[1] Últimos datos reportados por la OMS.

[2] Capital de Colombia.

[3] Muertes registradas en el año 2000: 6.7 millones – Muertes registradas en 2008: 7.9 millones.

[4] Población reportada hasta 2016: 1.223.967 habitantes.

[5] Nombre otorgado a los agentes que pueden causar cáncer.

[6] De acuerdo con la OMS (http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs297/es/), los agentes externos conocidos son: carcinógenos físicos, como las radiaciones ultravioleta e ionizantes; carcinógenos químicos, como los asbestos, los componentes del humo de tabaco, las aflatoxinas (contaminantes de los alimentos) o el arsénico (contaminante del agua de bebida); y carcinógenos biológicos, como las infecciones causadas por determinados virus, bacterias o parásitos.

[7] El Río San Lorenzo es uno de los principales ríos de Norteamérica, en su primer tramo forma la frontera natural entre Estados Unidos y Canadá.

[8] Nombre científico: Panthera onca.